Cámara Lenta Entrevistas

Cristina Gallego: “Es el turno de contar como hemos visto la historia nosotros”

Cristina Gallego es una de las productoras de cine colombiano más reconocidas internacionalmente. Ahora, después de producir por varios años, comienza una nueva etapa; etapa en la que decide irse detrás de cámaras en el rol de directora. 

“El paso a codirigir era algo que ya veníamos trabajando; un paso natural de lo que veníamos haciendo”, nos explicó Gallego, horas antes de presentar su nuevo film ‘Pájaros de verano’ en Miami. Dicho film supone su debut como directora.

En 1998 fundó Ciudad Lunar Producciones junto al director Ciro Guerra, con la cual produjo ‘La sombra del caminante (2004), ‘Los viajes del viento (2009), y ‘El abrazo de la Serpiente‘ (2016), entre otros títulos colombianos. Su más reciente film, ‘Pájaros de verano‘ “es el resultado de esas dos miradas”. Al cabo de muchos años trabajando juntos e ir “combinando e involucrando aportes creativos”, es difícil de diferenciar qué aspectos o escenas en particular de la película son claramente visión y/o estilo de Ciro o de Cristina, nos contó la directora.

‘Pájaros de verano’, según Gallego, es “el encuentro de estas visiones. El encuentro y desencuentro de los mundos femeninos y masculinos, intuitivo y racional. Finalmente, la película es el resultado de esas dos miradas. Digamos que no estamos hablando solamente de traer al mundo una visión o un mundo femenino, pero si el encuentro entre este mundo racional y este mundo intuitivo. De alguna manera él es más visual y yo soy un poco más estructurada, trabajo más sobre los guiones, la edición, sobre la estructura que queremos contar, pero no tenemos una división muy clara de funciones.”

Dándole voz a las comunidades silenciadas

Los que conocemos su trayectoria, sabemos que Gallego, junto a Ciro Guerra, le han dado voz a las comunidades y minorías que por años han sido silenciadas en su propio país. Se le podría llamar misión u objetivo, pero ¿así lo sienten los realizadores?

“Yo creo que uno hace el cine que puede hacer desde donde es. Durante mucho tiempo, el cine que está hecho por fuera de Estados Unidos ha intentado copiar no solamente formas y estilos, sino también géneros. Creo que la cinematografía tiene que buscar un sello y una firma propia, porque habla de quienes somos. Del lugar de donde somos y todas las historias que están pendientes por contar, porque nosotros conocemos el mundo y el mundo cinematográfico a través de lo que se nos ha contado, pero es el turno también de contar como hemos visto la historia nosotros,” dice Gallego.

“Creo que el cine está pidiendo cambios de género, está pidiendo cambios de miradas. Buscando inclusión, no solamente de las mujeres, pero de las minorías. O sea, de la gente que realmente no ha estado representada pero que no es minoría. Cuando hablas del mundo Hispano, de las mujeres; cuando hablas de los afroamericanos o del mundo con descendencia africana, no estás hablando de pocas personas, estás hablando de personas que no han tenido como para ser representadas entonces nosotros sentimos que todas esas minorías somos nosotros.”

De la Guajira pa’l mundo

‘Pájaros’ no es la excepción en la búsqueda de voces de comunidades silenciadas. Tomando lugar en La Guajira, el film se adentra en la época de la “Bonanza Marimbera”, el lucrativo negocio de la venta de marihuana a Estados Unidos; un presagio de lo que marcaría al país por décadas.

Pero esta producción, al buen estilo Gallego-Guerra, es más que un film gánster, es una mirada completamente diferente a lo que nos tienen acostumbrados los films/series sobre el flagelo del narcotráfico y venta de drogas. La cámara documenta las consecuencias del choque entre la ambición y el honor que vive una familia Wayúu: su cultura, sus tradiciones y sus vidas serán amenazadas.

‘Pájaros de verano’ (2018)

Sin embargo, más allá de tomar La Guajira como set del film, los realizadores hicieron un trabajo casi antropológico y socializaron con la comunidad Wayúu para asesorarse y llevar la historia lo más cercano a la realidad, a tal punto que por segmentos de la película, tiene algo de documental.

“A mi me parece una cosa increíble de la cultura el honor y el valor de la palabra”, nos respondió Gallego al preguntarle qué puede aprender el mundo de la cultura Wayúu. “El valor de los acuerdos que genera la palabra. Como estos acuerdos se dan a través de la negociación. Creo que la sociedad Wayúu tiene un valor sobre la palabra—que nosotros es posible que por el uso de la violencia y de las armas, los intereses propios—pareciera que la sociedad olvidara el valor de los acuerdos. Creo que es una cosa que tiene la sociedad Wayúu que es vigente y que ha sido ancestral de ellos y lo traen para compartirlos con nosotros.”

La importancia de la visión femenina

No hubiese sido posible hacer ‘Pájaros de verano’ sin la visión femenina, no solo por la historia, sino porque el origen partió de un interés suyo, basado en el poder femenino detrás de las cosas. Gallego ha comentado que la dirección de las mujeres no solo tiene que ver con crear personajes femeninos, es otra mirada: qué pensamos, qué creemos, qué ángulos encontramos en las personas.

Y si hubiese que resaltar cuál fue la aportación más importante de esa visión femenina dentro del film, Gallego resalta que querían contar y “hacer una película cercana, familiar. Hablar de lo que pasa adentro de la familia y de los conflictos que se iban a generar en esa familia. Ese conflicto iba a ser más fuerte desde la visión de una mujer, que entiende la necesidad de salvaguardar la familia. Sentimos que a través de ella podíamos experimentar más fuerte la tragedia, y podíamos hacer una película que fuera genuina, porque estábamos hablando de un cine de género, y este género siempre ha hablado desde el mundo masculino, así [quisimos] darle la vuelta.”

Cristina Gallego antes de presentar ‘Pájaros de verano’ en el Miami Film Festival GEMS 2018

Con respecto al panorama en Latinoamérica para las cineastas, Gallego se siente confiada, aunque confiesa que en Colombia particularmente es una minoría grandísima. “Lo que ha pasado en los últimos 3 años es impresionante; el crecimiento, la confianza, la llegada de nuevas directoras.” Y aunque lo ve como un proceso de crecimiento lento, le tiene fe. “En Latinoamérica hay una cosa, y es que hay una fuerza vibrante. Hay ganas de hacer y de cambiar; y lo que es interesante también en las nuevas generaciones—y supongo que tiene que ver con encuentros y que el cine iberoamericano ha buscado muchos espacios de encuentro alrededor del mundo—es que también han surgido redes de comunicación y apoyo entre realizadoras.”

“Siento que hay un interés. Vivimos en un mundo que necesitaba un cambio; un mundo de un machismo extremadamente fuerte, y creo que esto se cambia de varias maneras, entre ellas con un trabajo interno. Un trabajo de apoyo entre mujeres, pero también una solidaridad de que los hombres también se apropien de lo importante que es esto. Creo que la experiencia con ‘Pájaros’ que tuvimos con Ciro fue una experiencia de abrir la visión y de permitir una voz compartida, [lo cual] es súper importante para hablar de la inclusión. No creo que los hombres simplemente se deban lavar las manos sobre le tema porque son temas históricos, atávicos, de toda la historia de la humanidad, entonces creo que toda esa parte de la inclusión no nos toca solamente a nosotras de empoderarnos y de asumir discursos propios como peleando contra el mundo, sino es un cambio social que necesita del trabajo de todos.”

El futuro del cine colombiano

En 2016, ‘El Abrazo de la Serpiente’, largometraje dirigido por Guerra y producido por Gallego, se convirtió en la primera película colombiana nominada a un premio Óscar. ‘Pájaros de verano’ va por el mismo caminoha sido la película elegida para representar al país en los Oscars y podría significarse la segunda nominación para la dupla Guerra-Gallego.

Y es que las nominaciones son un el reflejo del gran trabajo y calidad cinematográfica que se está haciendo en el país sudamericano. Cine e historias que cada vez llegan a más rincones del mundo, poniendo el nombre del país en las tarimas, plataformas y festivales internacionales más importantes.

Ciro Guerra, Cristina Gallego, Antonio Bolívar y Brionne Davis en la alfombra roja de los premios Oscar (2016)

Cuando le preguntamos a la directora cómo ve el cine colombiano de aquí a 5 años, respondió: Yo lo veo en un proceso de crecimiento, de decantación también. Me gusta ver como nuevas generaciones ya están apropiándose un poco más del lenguaje. Siento que lo que ha pasado con varias películas—y he tenido la fortuna de estar dentro, como ‘El abrazo de la serpiente’ y en esta—han dado también como una esperanza y una confianza hacia las historias propias y hacia la búsqueda de los lenguajes propios”. Eso sí, “quisiera que en 5 años eso estuviera un poco más desarrollado”, agregó. 

Por el momento, además de andar promocionando ‘Pájaros de verano’, Ciro y Cristina se encuentran desarrollando varios proyectos, específicamente en la fase de escritura. Mientras, esperamos verlos por segunda vez en la alfombra roja del Dolby Theater en febrero 2019.

‘Pájaros de verano’ tuvo su estreno mundial durante la apertura de la edición 50 de la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes, y llegará a cines de Estados Unidos en febrero de 2019.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s